Estimula positivamente los sentidos de tu cliente

Según un estudio realizado recientemente en Estados Unidos, las casas que huelen a tabaco o mascota tardan un 30% más de tiempo en venderse. Y ten presente que no se trata de hedores escandalosos.

Más bien hace referencia a aromas sutiles, que pueden llegar a ser inapreciables para nuestro consciente, pero sí lo son para nuestro subconsciente e inconsciente. Esta conclusión pone en evidencia que la estimulación de los sentidos de tu cliente puede facilitar o dificultar su decisión de compra. Así que, en cuanto a generar influencia se refiere, los sentidos juegan un papel fundamental.

Para interiorizar mejor este concepto es importante que consideres nuestros sentidos como mecanismos de alerta cuya función es aportar la información necesaria para identificar situaciones de riesgo en las que nuestra supervivencia pueda estar en peligro. Es evidente que nuestro instinto de supervivencia ha evolucionado respecto a nuestros ancestros, puesto que conseguir alimento o mantener nuestro territorio han dejado de ser actividades de riesgo vital. Pero la manera de funcionar de nuestros sentidos sigue siendo exactamente la misma.

Ponte en situación: entras en un piso para valorar si puede ser tu futuro hogar y como primera sensación percibes un olor desagradable. Además de eso, todas las persianas están bajadas y el agente inmobiliario tiene dificultades para encontrar el interruptor de la luz. ¿Qué vas a experimentar en esos primeros instantes? ¿Hay alguien que quiera vivir en un lugar oscuro y maloliente? A partir de este momento, el agente inmobiliario se va a tener que esforzar por compensar los impactos negativos que has recibido y tu predisposición, por lo menos inicial, no va a ser la más adecuada para la compra. Ésta primera experiencia puede condicionar tu actitud durante el resto del proceso comercial.

Por lo tanto, si eres agente inmobiliario, asegúrate de que el impacto que reciban tus clientes potenciales sea positivo. Pon unos ambientadores para que el aroma sea agradable y unos minutos antes de que los clientes lleguen, sube todas las persianas para que la luz ilumine el inmueble. Son pequeños gestos que incrementarán la satisfacción de tus clientes durante el proceso de compra.

Por último, ten presente que este hecho no sólo afecta a la venta de pisos. En todo proceso de venta la estimulación de los sentidos puede facilitar o dificultar la decisión de compra. Y tú, ¿eres consciente de cómo estimulas los sentidos de tu cliente y su repercusión?

¿Te ha gustado? Puedes compartirlo en tus redes sociales:

¿Hablamos?

Pin It on Pinterest