¿Tu equipo de trabajo es capaz de generar influencia positiva y de alto impacto?

La importancia de que un equipo de trabajo funcione es bien conocida por todos pero, lamentablemente, resulta realmente difícil encontrar equipos de trabajo que sean generadores de influencia positiva y de alto impacto.

Para aclarar términos, ten presente que la influencia son los efectos, consecuencias o cambios que producen sobre nosotros los estímulos percibidos y sus correspondientes interpretaciones. Está presente en cada instante de nuestra vida mediante los diferentes referentes que reflejan aquello que queremos ser o alcanzar y en todo aquello que representa lo que más rechazamos. Todos y cada uno de nosotros estamos expuestos a generadores de influencia, así como nosotros mismos también generamos dicha influencia sobre nosotros mismos y nuestro entorno.

Por otro lado, la influencia puede ser positiva o negativa. La influencia positiva nos orienta hacia nuestro propio crecimiento y satisfacción. La negativa, sin embargo, provoca desequilibrio y limitaciones en nuestro desarrollo favoreciendo la aparición de creencias limitantes. Gandhi y Hitler fueron dos grandes generadores de influencia, pero el tipo de influencia así como las consecuencias resultaron totalmente opuestas.

Cuando un equipo de trabajo tiene una meta que alcanzar, es imprescindible que se convierta en un generador de influencia, ya que ésta actúa como combustible para dirigirle hacia el objetivo fijado. Además, tiene que ser positiva para favorecer el desarrollo y equilibrio del equipo, y de alto impacto si quiere ser un equipo ganador. Teniendo en cuenta el momento en el que vivimos donde reina un entorno altamente competitivo, estando obligados a desarrollar la capacidad de adaptación a cambios extremadamente veloces, convertirse en un generador de influencia positiva y de alto impacto se ha convertido en un factor de éxito determinante para todo equipo de trabajo.

Teniendo esto claro, ¿cuáles son las claves para que un equipo pueda generar influencia positiva y de alto impacto? Responder a esta pregunta implica un texto bastante más extenso de lo que nos permite un post, pero te adelantamos dos claves fundamentales con las que iniciar el proceso de transformación de tu equipo.

  1. Equilibrio interior. Si quieres generar influencia sobre los demás, primero tienes que ser capaz de generar influencia sobre ti mismo. Comienza por valorar tu propio equilibrio, lo que experimentas cuando tienes que trabajar con tus compañeros y cómo afecta al desempeño del equipo. Ten presente que si identificas un desequilibrio interior, significa que está actuando en ti una creencia limitante que entorpece tu avance y tu capacidad de generar influencia positiva en tu entorno. Este primer paso es fundamental porque va a condicionar tu actitud y conducta dentro del equipo.
  2. Equilibrio interpersonal. Una vez conseguido tu propio equilibrio, tienes que favorecer el equilibrio interpersonal visualizando la relación con los demás como una balanza. Si está equilibrada, indica una relación satisfactoria y que estáis más cerca de convertiros en generadores de influencia positiva y de alto impacto. Ahora bien, si sientes que algo falla, que no existe ese equilibrio por falta de sinceridad, confianza, comunicación etc… difícilmente podréis ser generadores de influencia o, en el peor de los casos, generaréis influencia negativa que os alejará de vuestra meta. Y en ambientes extremadamente competitivos, lo más habitual es que se identifique a los compañeros de equipo como rivales dificultando el equilibrio interpersonal.

 

Estos dos aspectos son únicamente el comienzo, pero en muchas ocasiones, es lo más difícil de gestionar. Una vez se ha conseguido superar estas dos fases iniciales con éxito, el equipo de trabajo tendrá muchas posibilidades de convertirse en un generador de influencia positiva y de alto impacto.

Y tú, ¿eres consciente de tu equilibrio interior y de sus repercusiones en tu equipo de trabajo? ¿Cómo está el equilibrio interpersonal entre los integrantes de tu equipo?

¿Te ha gustado? Puedes compartirlo en tus redes sociales:

¿Hablamos?

Pin It on Pinterest